22 abril 2012

Mirai Nikki

Llevar un diario no es algo que todo el mundo haga. Es más, es casi raro. Los que comienzan un diario suelen dejarlo a medias, abandonarlo por un tiempo y seguir más tarde, ya sea por una cuestión u otra. Hay quien escribe un Yume Nikki como yo, hay quien escribe un diario de lo que le sucede al día. ¿Pero y si tu diario se escribiese sólo, y pudieras saber lo que va a pasar? Es el caso de Mirai Nikki, serie que descubrí hace un tiempo, y hace poco terminé. Así que, ¡marchando reseña!


Mirai Nikki
Traumas, psicológico, survival.
26 Episodios
Sakae Esuno / Asread (2012)


Yukiteru Amano simplemente vive, solitario, observando y escribiendo en su móvil todo lo que ve a modo de bitácora. Se aisla en si mismo. Pero llegado un día, uno de sus "amigos imaginarios", el dios moribundo Deux Ex Machina, le propone unirse a un Juego de Supervivencia. ¿La recompensa por ganar? Convertirse en Dios. A partir de ese momento el diario de Yuki se convierte en un Diario del Futuro, que escribe con antelación todo lo que Yukiteru observa, pudiendo saber lo que pasa antes de que pase sólo con mirar su móvil.

Pero él no es el único con ese poder, pronto el juego comenzará, descubrirá al resto de jugadores que quieren matarle, y sólo con la ayuda de su compañera de clase psicópata, Yuno Gasai, podrá conseguir sobrevivir...si primero sobrevive a Yuno y su obsesión enamoradiza por él.




Qué monas son todas las yanderes cuando duermen, qué locas cuando despiertan.

Personalmente ha sido una serie muy buena. Muy buena, floja en ciertas cosas, y otras tantas las habría cambiado. A partir de los últimos 10 capítulos la historia da un vuelco, y de la trama "simple" de 12 jugadores que deben matarse entre si (y todos van a por el mismo casualmente), un survival, pasa a ser el mismo survival pero con más profundidad en esa batalla por convertirse en "Dios".

En mi opinión Yukiteru es un clásico ejemplo de protagonista pasivo, no sabe de qué va nada, pero le está pasando todo sin moverse. Él mismo lo dice, sólo observa. No quería el diario, no quería ser un Dios, y menos quería que Yuno se obsesionase con él. Pero hay un punto entre el pasivo y el abobado que Yukiteru sobrepasa, sobretodo aguantando a Yuno.

Nuestra simpática psicópata Yuno no es dificil de entender para mi. Desde un principio se conocen sus intenciones, que no van más allá de estar con su "Yuki" pase lo que pase, y a cualquier coste. Lo único que no estaba claro es cómo podía tener tanta obsesión y habilidad, cosa que se aclara al avanzar la serie. Lo mejor de ella es que añade esa parte psicológica obsesiva que tanto me gusta. ¿Lo inentendible? Que con todo lo que hace, justo ante las narices de la policía, no acabe entre rejas.

El resto de personajes son de lo más variados, desde el típico aspirante a detective molón (Akise, copia de Detective Conan, aunque aceptable), pasando por el justiciero obseso, Deux, hasta niños y terroristas. Cada cual añade un punto más a la historia, que básicamente acaba siendo lo mismo: ver lo poco que hace Yukiteru, y lo loca que está Yuno, descubriendo poco a poco más sobre la realidad tras el Juego de Supervivencia.


Vale Murmur, no más azúcar para ti por hoy...


Una serie rápida, con buen dibujo, que te atrae desde el primer capítulo y te hace querer ver el siguiente, con muchos despedazamientos, mucho movimiento, mucho espacio-tiempo, y juegos con el futuro. Si queréis saber más, vedla, os prometo que nos os dejará indiferentes

Gracias, ¡y hasta la próxima!

1 han dicho algo:

SrParanoid dijo...

Tendré que ver que tal.