29 abril 2012

Esas películas, esos días

No soy muy de ver la televisión, la verdad. Pero la cuestión es que de alguna forma u otra, en mi casa está siempre encendida y sintonizando. Es un gasto horrible de luz, y aunque nadie la este viendo, si apareces y la apagas, una colérica familia te ataca como si hubieses destruido el universo al quedarse todo en silencio. Y es ese método, always-on, lo que hace que siempre esté al tanto de lo que pasa por la caja tonta, las modas, las noticias horribles, etc. Y ayer, casualmente, esa ventana de 42 pulgadas me dió una alegría: estaban echando El Planeta del Tesoro. Y pum, ¡explosión de nostalgia!



¿Otra entrada? ¿De que nos quiere hablar este? WTF

¿No tenéis alguna película que echéis de menos? ¿Algún film que penséis que, en su tiempo debería haber tenido más fama, o que de pequeños os enganchaba? Yo tengo unos cuantos, muchos. Pero hoy solo miraré los del tipo ciencia-ficción animación, de esas que veía de peque, que me encantaban.



Titan AE
¿Qué pasaría si de repente, unos alienígenas decidiesen cargarse el planeta Tierra, sin previo aviso, obligando a la humanidad a vagar sin mundo propio?

Eso es lo que nos planteaba Titan AE. Los humanos en extinción, vistos como parias por el resto de razas, simples parásitos que se pegan, intentando existir, pero sin dejar de caer más y más. Adoro ese planteamiento. Luego, obviamente, hay algo para arreglarlo. Pero más allá del final feliz o la solución, me encanta el interior, el universo y la trama interna, que aunque se asoma levemente, era lo que de peque me molaba de la película.



El Planeta del Tesoro
Un remake de la mano de Disney del libro de Stevenson "La isla del tesoro", que sigue la misma trama, pero en un tono espacial. Ya sabéis, un planeta, con un tesoro, un mapa, piratas, etc.

¿Qué es lo que mola? El espacio, una vez más, y el estilo steampunk en muchas ocasiones, es decir, unir mecanismos viejos renacentistas a tecnologías futuristas. Tablas voladoras, un protagonista que es un genio, agujeros negros, entre otras tantas cosas la hicieron de mis favoritas siendo un enano. Lo que nunca entenderé, es cómo podían respirar en esos barcos tan abiertos al espacio...



El Gigante de Hierro
Iba yo tan tranquilo por el campo, en plena época de la Guerra Fría, cuando le salvé la vida a un robot gigante que ha perdido la memoria, y me hice su amigo.

¿De quién es ese robot? ¿Es de los rusos, nos atacan? ¿O...viene de más lejos? En realidad, lo único que importa, es la amistad que hace con el chico. Con una historia buenísima de la mano de Warner, personajes que a la vez que son serios tienen un tono tierno, y bueno, tenemos al robot, ese infantil robot. Cada vez que salía en TV, la veía, con ganas, y un buen bol de palomitas. Inolvidable.



Lilo & Stitch
El experimento 626, un ser artificial cuyo único objetivo es destruirlo todo, escapa de su traslado a su asteroide-prisión, estrellándose en Hawai. Para poder evitar que le vuelvan a  arrestar, termina haciéndose pasar por el "perrito azul" de Lilo, una chica rara y sin amigos.

"Ohana significa familia, familia que estaremos juntos siempre." Ese es en resumen la historia y la frase que la representa: encontrar un lugar al que pertenecer, cosa que no todos encuentran. Añade aliens, añade lásers, naves, y la afición de Lilo por Elvis Presley, y sacas una de mis preferidas. Además, Stitch es jodidamente ashhdahjdsble x3. Luego, sacaron una segunda parte, que no me gustó nada, de nada...así que me quedo con el recuerdo de la primera.

~

Estas son sólo algunas películas que me gustaban de ese tono ciencia-ficción, cuando aún era un niño. Pero que aún hoy, si las veo de refilón en la TV, me quedaría a verlas si no tengo nada mejor que hacer, para volver atrás, durante unas horas, y recordar por qué me gustaban tanto.

Y estoy seguro de que todos tenéis alguna película que os hace pensar así.