10 febrero 2012

Paprika

En esos momentos en los que me aburro sin saber que hacer, a veces me da por mirar cosas del propio pc. Y perdido entre archivos, parece que descargué una película, que me ha sorprendido gratamente. Se trata de Paprika, una película onirico-detectivesca.
Si, la paprika es un tipo de pimentón, porsi a alguno le sonaba.


Paprika nos lleva a un mundo en el que la neurociencia y la psiquiatría están ante un gran avance tecnológico, gracias al esfuerzo de la investigadora Atsuko Chiba, el doctor Morio Osanai y el desarrollador Tokita Kosaku: el DC Mini, un aparato que permite a los doctores entrar en la mente de sus pacientes mientras sueñan, y así tratar sus problemas internos, incluso reanimar partes latentes de su mente. El objetivo final del DC mini, además del terapéutico, es generar una red de sueños lúcidos, es decir, que la gente pueda soñar despierta, ver los sueños de otros, vivir con ellos sus sueños y compartir experiencias.

Paprika es un avatar de los sueños que se dedica a ayudar a quienes lo necesitan, cuya identidad desconocen los que están fuera del proyecto. Pero un día uno de los DC Mini es robado, y alguien lo comienza usar para entrar en la mente de las personas, y destruir su personalidad por completo. Todo el equipo de investigación, así como Paprika, se lanzan a buscar a este ladrón por los sueños, que acabará convirtiéndose en un auténtico terrorista. Pero, el DC Mini aún no está del todo perfeccionado.




Con un planteamiento relativamente simple, Paprika nos lleva a una trama que cada vez ahonda más, que entrelaza los sueños y la realidad, y que para algunos quizás pueda ser confusa en un principio, pero que queda aclarada mientras avanza. ¿Quién no ha deseado poder grabar un sueño? ¿O entrar en la mente de otra persona y saber qué es lo que sueña? La última vez que vi ese "concepto" en un film japonés, fue durante una escena de la película Final Fantasy, y me encantó. Y aunque el entrar en sueños es un concepto ya bastante usado (vease Origen), Paprika, sólo por como nos muestra los sueños, un mundo extraño, caótico, y fantasioso, merece la pena. Y más si es de la mano de Satoshi Kon.

Dura poco más de una hora y media, pero no saldréis decepcionados. Paranoia, fase REM, sueños en sueños, sueños que no son soñados, y decenas de conceptos que dan que pensar, y que por mi parte me encantan. Y si lo ensalzan todo con una trama detectivisca, mejor que mejor. Altamente recomendable =D