05 noviembre 2011

Welcome to NHK

En primer lugar, decir: recuerden, recuerde, el 5 de noviembre.. Y tras esa mención a V de Vendetta, comienzo la reseña. Os voy a hablar de un anime que me recomendaron hace bastante, que acabé viendo, y se convirtió al instante en uno de mis preferidos. Se trata de Welcome To NHK.

La historia nos trae a Sato, un auténtico parásito de la sociedad, que ni estudia, ni trabaja, ni hace nada de nada, ni bueno, ni malo, salvo existir, y mantenerse aislado en su apartamento solitario. Sato, es un hikikomori, que es la palabra japonesa paraa describir a aquellos que no quieren ni salir de su cuarto para nada, y se aíslan de la sociedad al 100%, salvo para pedir comida. El ser hikikomori es un problema muy grave y socialmente muy mal visto en la sociedad japonesa, y supongo que en la española también lo es, aunque no tenga mucha difusión su existencia, ya sea por vergüenza de las familias, o por otra razón.


Por tanto, como hikikomori que es, Sato vive solo y sólo, entre basura. Uno de esos solitarios días, aparece Misaki, una joven, con la convicción de sanar a Sato para que deje de ser hikikomori. Además, un día, descubre que su vecino, ese que tanto molesta con su música otaku, de hecho es el otaku Yamazaki, un antiguo compañero de clase loco por el manga y los videojuegos.

Tras "descubrir" que todo lo que le pasa es origen de la conspiración de NHK, la serie muestra los esfuerzos de Sato por dejar su situación, como fracasa una y otra vez, incluso empeorando y pasando por estados tan deplorables como adicto al porno, suicida, drogadicto, además de gamer, diseñador de videojuegos, y un etc largo de formas, y cómo Misaki y en parte Yamazaki se empeñan en cambiar eso (aunque más de una vez son el origen de que haga una locura peor).

La serie me encantó. No es demasiado larga, pero de hecho, te hace querer más, y quizás, la única pega, es el final, un poco simplón. Pero, el planteamiento, es increíble. Todas las situaciones que vive Sato y las locuras que pasan son efectos de su soledad, y a pesar de ser un personaje totalmente alejado de lo atrayente, eso es lo que atrae de él. Nos muestra al ser humano en su peor forma, de manera cómica, pero a la vez, nos enseña temas tan serios como la aceptación social, la soledad, los vicios, miedos, y otras oscuridades del ser humano, y como alguien puede aparecer e insistir en cambiar todo.

Una serie muy recomendable, para entender muchas cosas, una serie fresca y fácil, pero compleja. Si quieres reírte un poco, y verte quizás reflejado en algún aspecto, es tu serie.