03 abril 2011

Crítica - Ben 10: De cómo destrozar una serie

Es lo normal. Mientras va pasando el tiempo, las televisiones y las series que emiten, se renuevan, cambian, aparecen novedades. Todos conocemos las series que marcaron a nuestros padres, como Heidi, Marco, Verano Azul, Mazinger Z, pero realmente, aunque las hayan reemitido hasta la saciedad, la gente de mi generación no ha "vivido" esas series, simplemente las hemos "aguantado", esperando a ese episodio de Spiderman, Detective Conan, Cowboy Bebop, el laboratorio de Dexter, etc. De igual manera, la nueva generación no vive con la misma intensidad que nosotros las series que antes veíamos, y cuando echan un cap de Dragon Ball, lo ven con cara de "meh, mejor que nada".


Hoy os quiero hablar de una de esas series actuales que ven los futuros engranajes de la cadena capitalista. Concretamente, esa serie que ha ido de mal en peor, que ha perdido fuelle, pero que aún así es el nuevo Pokemon de los chavales. Si, os hablo de Ben 10, la serie que cuenta las aventuras de ese chico con ese reloj tan curioso.

Nota: esta es mi opinión, subjetiva totalmente, con ayudas de mi hermano pequeñajo, lel


Historia, evolución.
Ben 10 es una serie distribuida por Cartoon Network de la mano del grupo Man of Action. Nacida en 2005 nos cuenta la historia de un chico, Benjamin Tennyson, que encuentra por accidente una sonda alienígena que contiene el Omnitrix, un aparato con forma de reloj capaz de, en un principio, mutar a cualquiera que lo lleve en cualquier alienígena de su base de datos, cada uno con poderes diferentes (o no tanto). El Omnitrix servirá a Ben para vencer a decenas de enemigos, tanto fastidiosos, como los que vienen para arrebatarle el reloj, junto con su prima Gwen, su abuelo, y más personajes.
En el transcurso de la historia, Ben consigue nuevas transformaciones, ya sea por activarlas o bien por asimilarlas, Gwen descubre sus habilidades con la magia, y se desvela que el abuelo Max pertenecía a los "Fontaneros", una sociedad que podríamos llamar la "policiía galáctica" (muy parecida por cierto a los Linternas de Green Latern, ya sabéis, tanto verde y que Plumber suene parecido a Lantern pues...). Además, aparte de los enemigos de paso, aparecen archienemigos, como Vilgax, Kevin Levin, etc.

Hasta ahí, un argumento prometedor, y que de hecho surgió efecto...la cosa comienza a fallar en cuanto le llega la madurez a Ben.


Ben 10: Alien Force y los que siguieron dieron un vuelco a la historia. Estamos ahora años después. De alguna manera, Ben se quitó el reloj y vive una vida normal como adolescente en el instituto. Un día su abuelo desaparece, dejándole un mensaje, y poco a poco se va descubriendo un complot alienígena que amenaza con, como no, destruirnos. Ya en el primer capítulo Gwen muestra sus poderes "mejorados", Ben se pone el Omnitrix (que cambia de forma) y usa nuevos alienígenas que parecen fusiones de los anteriores, y Kevin Levin hace su aparición, uniéndose más tarde al grupo.

Y aquí acabo con la introducción. ¿Qué es lo que falla ahí? ¿Qué tiene de malo Ben adolescente frente al Ben joven? Os hago una lista resumida, para evitarme el tener que escribir un tocho que puede alargarse otra entrada (si, soy un vago), acerca de porqué Ben 10 es mucho mejor que Alien Force y el resto.


- Ben es un pringao. Así de simple, un atontadete, que ha perdido por completo la gracia que tenía cuando era un niño, y se limita a hacer chistes baratos y sarcasmos pobres.
- Gwen es sosa. Sin gracia. Casi sin expresividad, salvo cabreos ocasionales. Extrañamente, ahora sus "poderes" son de un color rosa, cuando antes no lo eran, y en el futuro son de un color distinto. El remate definitivo, es cuando se descubre que no es magia: son poderes de Anodita, ya que su abuela lo era.
- Kevin Levin escapó del vacío, su actitud cambió radicalmentem se volvío compañero de Ben y novio de Gwen. Más tarde se descubre como huyó del vacío, y que sus poderes, al igual que Gewn, son un parentesco con un alien. Pero aún así, se vuelve el típico chico malote-bueno, pero cansino.
- Vilgax es cutre. De repente, su tamaño se ha reducido, sus ejércitos de robots han desaparecido, y tiene superpoderes (al parecer, robados de un héroe). Además, su fuerza descomunal parece haberse reducido, y se centra más en usar armas que en su propia capacidad. Lo peor, viene cuando muestra su forma real, un pulpo gigante.
- El abuelo Max es una copia de Obi Wan Kenobi. Un tipo que aparece sólo en hologramas, una especie de consejero, que queda en un papel secundario.
- Las nuevas formas de Ben suelen ser simples fusiones o mejoras de las que ya tenía, como el caso de Fangoso.
- Las formas antiguas, se han deshecho. Salvo en el caso de Diamantino o Rayo de Cañon, tenemos seres tan horrendos como el nuevo Cuatrobrazos.
- ¿Qué es eso, digievoluciones? Ah, no formas ultimate. Espera...¿esa cosa tan fea con patas enanas es la evolución de Monoaraña?
- El Vacío, esa zona tan psicoélica, horrible y llena de monstruos, y con terrenos tan extraños, cambia por completo, quedando solo como un erial al que se manda la mala calaña, que tiene hasta campos de cultivo.
- Fontaneros, fontaneros e hijos de fontanero everywhere. Esto parece Mario Bros. Y cada hijo de fontanero es un híbrido medio humano-medio alien. Eso incluye a Gwen y a Kevin.
- El coche de Kevin es verde. La chaqueta de Ben es verde. Encuentran algo relacionado con los fontaneros, y es verde. A Ben regalan un coche, y es verde. Le regalan una nave, y es verde. Verde que te quiero verde. Tanto verde, por mucho color insignia que sea, cansa, y recuerda demasiadísimo a Green Lantern (hello, originalidad?).
- Todos los de la raza de Vilgax, salvo Myaxx y Vilgax, tienen la misma cara y la misma ropa. Lo mismo sucede con los "diamantinos", son todos iguales y visten igual, salvo Tetrax. Y lo mismo con los "materiasgrises", los supremos... (Originalidad again?).
- El Omnitrix adquiere más y más habilidades. En un principio, podía transformar a Ben en un alien y absorber ADN de seres desconocidos si lo tocaban. Luego, puede hablar, adquiere poderes de tetransportación, absorber ADN a distancia, reparar ADN abarcando toda la galaxia, traducir idiomas, emitir campos de energía, servir como telecomunicador, evolucionar a los aliens...¿qué será lo siguiente? ¿Que al enfandar te convierta en SuperSaiyan y lances un kamehameha?
- Sin embrago, y despues de todas las mejores, el reloj sigue sin dar la hora.
- La calidad en la imagen es pobre. Antes, el sombreado era mucho mejor, había más colorido. Ahora, parece estar hecho rápidamente. Y mal.
- Las conversaciones dejan mucho que desear. Y menos en los momentos en los que trata de ser gracioso o solo charlan sin un objetivo bien marcado. Es un continuo Pokerface en ese aspecto.
- La música es pobre. Si os decía que las conversaciones entre ellos aburren, más aún cuando no tienen música de fondo, que sólo aparece en transiciones o mientras se están zurrando, música que es poco recordable.
- El doblaje cambia constantemente. He llegado a escuchar 3 voces distintas para Vilgax, el doctor Ánimo, Paradox o Azmuth, y muchas veces, son voces de otros personajes.
- A ver si nos aclaramos. ¿Universo o galaxia? Continuamente cambian ese concepto, lo que lleva a cosas tan curiosas como que el Omnitrix no contiene todos los ADN del Universo, sino sólo de la galaxia.
- Decenas y docenas de incongruencias de la trama, de definiciones que dieron, que llevan a cambios similares al que os he dicho antes, las cuales no me molestaré en decir.


Mi conclusión ante todo esto es: Ben 10, tal y como es actualmente, es una serie mala. MUY mala. Comenzo genialmente, pero la madurez le ha sentado fatal a Ben y su mundo. Si la serie sobrevive aún, es porque los niños no se dan cuenta de todos esos errores y de esa falta de interés de los guionistas y dibujantes, que parecen vivir del hype, del momento y el buen sabor de boca que dejo su etapa joven, convirtiendo a Ben 10 en Pokemon, pero un Pokemon del que nos olvidaremos y tan solo esta generación y quizás parte de la siguiente habrá sufrido.

Espero equivocarme, que la trama y el dibujo mejore, y que acabe siendo una gran serie. Pero hoy día, no lo es.