12 julio 2015

Sefirot's Game. Reseña de una opinión sincera

Tengo un fan fic de One Piece muy largo que llevo escribiendo desde hace años. Tengo planteadas varias sagas y arcos, muchos personajes, habilidades, lugares, banderas, y tramas e historias para insertar en el fan fic. No tengo ni idea de si gustará, pero a mi me encanta inventarme todo el argumento y escribirlo, y las pocas personas que lo han visto me piden más. Y ojalá siga así. Recordé ese fan fic mío en un Salón del Manga hace un año o dos (no recuerdo si Jeréz o Sevilla), cuando vi en un stand un libro que me llamó la atención: Sefirot's Game.

Portada del Sefirot's Game y el Torneo de los Siete Elegidos
Lo primero que pensé fue en Final Fantasy VII y el archienemigo andrógino Sephirot, que aquí nos llegó con esa "f" de regalo. De hecho, la portada del libro no deja lugar a dudas: es Sephirot, es el one winged angel, sin duda. Recuerdo que la portada de esa edición tenía al Sephirot de Advent Children, aunque parece que en nuevas ediciones usan otra imagen. El libro se describe en su sinopsis como una competición entre distintos personajes de videojuegos. Juan Antonio Ferrando, el autor de la saga de libros (actualmente terminada con cuatro libros), estaba presente en ese stand y amablemente, viendo mi interés, me explicó en qué consistía todo.



Juan me comentó que precisamente la saga de libros estaba basada en unas partidas de rol y reunía a muchos personajes de películas y juegos, diversos, que van mejorando, perdiendo o ganando, para llegar hasta el final dentro del juego. Me dijo que se estaba vendiendo bastante bien, que mucha gente lo disfrutaba y pedía más. La verdad es que me convenció mucho, si no llega a ser porque tenía poco dinero, me hubiese planteado el pagar los 23€ que costaba el primer libro (el resto, 25€). Decir que son señores libros en cuanto a número de páginas (hasta 400 tiene el primero).

Como os decía al principio, tengo un fan fic que considero bastante bueno, pero no deja de ser eso: algo hecho por un fan. Cuando miré Sefirot's Game fue inevitable compararlo con un fan fic, ya que usa personajes, conceptos, personalidades y nombres que vienen del autores y compañías muy diversas. Luego pensé, que quizás le ocurría lo mismo que al universo expandido (UE) de Star Wars. Para los que no sepan qué es el UE, son una serie de cómics, libros, juegos, blogs, que alejados de la línea principal de Star Wars, continúan la historia, le añaden matices, y usan en lo menor posible a los personajes de las películas. Gran parte de ese universo es canónico, llegando a venderse.

Así que quizás Sefirot's Game era un "universo expandido" de Final Fantasy VII...pero también incluía personajes de otros juegos de Square, de juegos de Disney, de Toei, de Nintendo...entonces, ¿cómo se trata con tal verenjenal de historias y orígenes diversos? ¿Es entonces esta saga de libros un crossover, como hizo Kingdom Hearts? Debería serlo, es la única opción, pero en ese caso también sería necesario el permiso explícito de cada propietario de cada historia para poder comerciar con esto.

Y es que ahí es donde radica la controversia de la saga de Ferrando: nada dentro del libro indica que los personajes e historias hayan sido cedidos por sus propietarios. Haciendo una pequeña búsqueda por la red, descubro en una entrevista (borrada, accedí por la caché de google) la siguiente declaración de Ferrando:
Sefirot’s Game no hace ningún daño a Square-Enix ni a ninguna otra empresa (en todo caso, puede beneficiarles al promoverlos), así que no creo que haya mayor problema. Square-Enix ya sabe de la existencia de la saga y ha contactado tanto con la editorial como conmigo. De momento sólo han pedido que cambiemos la portada por una ilustración original (cosa lógica, por otro lado), pero en cuanto al contenido no parece ser un problema (cosa que también veo lógica) ~J.A. Ferrando, 25 de Julio de 2010.
Eso explica por qué el libro tiene otra portada ahora. Pero sigue dejándonos con la pequeña duda de, si se usan personajes ajenos sobre los que no se tiene (según sé) ningún permiso, ¿por qué las Leyes de Propiedad Intelectual no han hecho su jugada, dándole un toque a Ferrando para que vea que no está trabajando con material propio?

La respuesta está en Entrelíneas. Los autores de esa editorial (de la cual se escuchan bastantes cosas malas) no tienen, hasta donde sé, responsabilidad legal sobre los derechos que puedan dañar sus obras: esos temas son competencia de Entrelíneas. Por tanto, Juan puede escribir lo que quiera, ya que los tejemanejes y los toques de atención los tendrá su editorial. Aunque no creo que ninguna editorial con dos dedos de frente publicase algo no original.

¿Es entonces, Sefirot's Game, un ataque descarado a los derechos de autor al estar obteniendo beneficio con personajes de otras historias? No sabría deciros. Al leer el libro, compruebas que los personajes son caracterizaciones. La realidad es una partida de rol, entre amigos, que han tomado nombres de personajes.

Todo surgió de un juego de rol realizado por messenger. En él, un grupo de jugadores tenía que escoger un personaje para controlar entre todos los héroes de videojuegos existentes. ~J.A. Ferrando, 2009, en su web
No podemos decir que la saga no sea algo original. Cualquier transformación del conocimiento lo es después de todo. Es original narrativamente, aunque juegue con muchos estereotipos demasiado conocidos, y el formato de escritura se asemeje más al anime que a algo para ser leído. De hecho, ni siquiera es una lectura visual (como ocurre en los guiones literarios de cine). Peca de algo amateur, peca de exceso de tropos comunes, y aún así puede contar algo nuevo.

Pero desde luego, es menos original que otras cosas sólo por usar nombres que no ha creado. Existen grandes sagas de libros que han nacido de manera similar a Sefirot's Game, como Dragonlance o la serie Lost en televisión, ambos nacidos de novelizar y adaptar unas partidas de rol. En esos casos se optó por eliminar la parte de "rol", cambiando escenarios, nombres, y manteniendo algunas bases del mundo original, con lo que se logra algo novedoso. Una misma narrativa, un discurso diferente en parte, un resultado totalmente aceptable en lo legal y comercial. Ferrando nos dice en la misma entrevista de antes por qué decidió no cambiar el discurso en absoluto.
Por supuesto, sería mentira decir que no pensé en ello cuando decidí escribir el libro.  Perfectamente podría haber cambiado los nombres de los personajes y lugares, y la historia seguiría siendo igual de buena pero… sería traicionar el espíritu con el que fue creado Sefirot’s Game; sería atentar contra la fantasía y la influencia que esos personajes y juegos crearon en nosotros. ~J.A. Ferrando, 25 de Julio de 2010.
Te equivocas, Juan. Lo siento, pero es así. Si tu historia es buena, y además está bien contada, a nadie le importará que un personaje sea conocido o no. Pero la opción de mantener los nombres de personajes ya conocidos es marketing puro. En otras palabras, es obtener atención gracias a la fama de otro. Es exactamente lo que hace McDonalds con Disney cuando pone figuritas en sus Happy Meal: que el Happy Meal de por si está muy bien, pero con el muñeco de la nueva peli en la que McDonalds no ha tenido nada que ver, seguro que vende más.

No pienso que "atentemos contra fantasía" o influencias por no hacer ese marketing dudoso. Cosas como Dragonlance renegaron de parte de su origen, y el resultado es muy positivo, incluso renueva en parte el género. Nos dice Ferrando en este comentario que en 2012 había vendido más de 1500 ejemplares, con compradores muy satisfechos. Como en los Happy Meal, es díficil saber cuantos de los consumidores lo hiceron por el producto y no por la promoción integrada (si me permiten el palabro). Seguramente, el número de ventas habrá crecido desde entonces, y no creo que el autor obtenga demasiado beneficio por libros teniendo en cuenta su editorial.


Sefirot's Game no debería llamarse así. Debería haber existido con otra forma, cambiado, ahora, deberá ser un pie que ayude al autor a entender cómo hacer y no hacer ciertas cosas. De los "errores" se aprende, y espero con ganas saber si Juan nos muestra algo totalmente propio.


Un autor conocido por la saga Canción de Hielo y Fuego, George R. R. Martin, escribió junto a amigos la saga Wild Cards, que con grandes influencias de Marvel y DC Cómics, creó su propio universo con normas muy similares (sobre todo DC). Es fácil ver la inspiración, ver personajes que incluso parecen un calco, pero también admitimos que es algo propio de esos autores. Quizás, mi fan fic de One Piece que es muy bueno, si cambio algunas (muchas) cosas, pueda optar a publicarse sin problemas.


Si J.A. Ferrando se hubiese tomado tiempo para cambiar esa parte del discurso (personajes y origen), a lo mejor no fuese sido tan golpeado por tantas críticas destructivas en la red. Pero, más importante, si Entrelíneas hubiese sido una editoral inteligente, habría pedido a Ferrando que cambiase ese detalle. Pero claro, así es más difícil vender Happy Meals.