17 febrero 2013

Remediación y Scott Pilgrim

El proceso de creación de cualquier contenido exige una preparación previa y unos recursos para lograr el proyecto que se ideó en un principio. No basta con tener el deseo de hacer una película, una canción o un cómic: hay que saber como enfocar cómo, por qué; en resumen, planificar lo que se desea hacer. Además la creatividad, es decir, la aplicación de ideas y su posterior planteamiento sobre un formato (música, vídeo, etc) de forma nueva con algo antes no visto o poco común, es mucho más difícil cuando se parte desde nada, incluso más costoso, por no hablar del hándicap que conlleva introducir algo nuevo.

Es por eso que muchas veces se recurre a entornos, planteamientos, historias y personajes ya conocidos para facilitar tanto el proceso creativo como su inserción dentro del mercado. Películas que pasan a videojuegos, remakes, cómics que se transforman en películas, series que acaban siendo novelizadas, o incluso un gameplay del juego de moda pueden ser un ejemplo de esta facilidad que da lo ya conocido a la hora de llegar al público.

Hi there.

Pero estas conversiones y cambios de formato no siempre son tan fáciles como pasar de una habitación a otra, ya que más de una vez lo que se desea usar no sólo tiene una fuente legítima (entendiendo legítima como de gran aceptación), sino varias. Estamos hablando de casos como películas de superhéroes como Hulk y sus varias versiones, animes como .hack, etcétera, que basan sus historias en varias perspectivas de varias versiones de un mismo cómic, distintas series o relatos y videojuegos.

Este proceso se conoce como remediación, y en el video que os dejo a continuación, Drew Morton se explica mucho mejor de lo que yo lo hago tanto ese tema como otros tantos, basándose en la película de Scott Pilgrim vs The World.


El vídeo nos explica entre otras cosas cómo se produce la unión de todos los elementos para generar uno basado en ellos. Eso si, está en un perfectísimo inglés, así que si no entendéis un poco del idioma, no pillaréis no jota. Para los demás, espero que lo disfrutéis, porque no tiene desperdicio.