26 abril 2009

Y se pasó la línea

Hace unos pocos días escribí esto en mi deviantart, y creo que debería ponerlo también aquí. Ahí os va:

Hum. Es raro esto de ser distinto. En un principio, es algo que gusta, y que sigues haciendo por lo mismo, pero finalmente la gente te señala con el dedo y no acepta lo que haces. Bueno, quizás no tiene sentido que diga eso sin saber la situación que he experimentado (que no sufrido, aunque también hay momentos) mientras veía la televisión antes de que empezase Naruto.

Ya de por si, muchas personas de mi entorno tachan de "friki" a todo aquel que tiene un comportamiento extraño, cosa que veo mal y que difumina el verdadero significado del término, pero no me voy a centrar en eso, sino en la potencia que ha alcanzado la palabra. Viendo una serie de televisión de la que no tenía ni idea de su existencia, encontré que una chica llamó a otro chico "friki" solo por su forma de vestir, y me ha resultado chocante. Nunca había escuchado usar la palabra de forma despectiva en televisón excepto en algunos programas de cotilleos, aunque estos ni siquiera saben lo que significa.


Esto es, digamos, un paso en la escala. Ya ocurrió en EEUU con los geeks, los cuales antes eran respetados e incluso admirados por sus capacidades inusuales, y hoy día odiados al generalizarse el término, o con los otakus en Japón, que eran vistos muy bien y como un atractivo más, y hoy día son despreciados, y hasta hubo casos de asesinato. La misma pregunta se hacía la chica del libro en Gantz, la que se tira a Kei, con su frase mítica de "me pregunto cuándo se pasó la línea entre admiración y odio hacia ellos".

Y, es que es como el amor, una mañana depiertas con la chica más bella y más querida que jamás hayas tenido, y al día siguiente tu desprecio hacia ella es aún mayor. Es lo mismo que con Dios, admirado antiguamente, hoy día los gobiernos buscan formas no ya de separarlo, que sería lo normal (en el sentido más entendible y simple de la palabra), sino de expulsarlo de su sociedad.

No me gusta nada, nada de nada esta generalización de términos y su uso indiscriminado. Es raro esto de ser distinto. Si, muchas veces me han dicho friki, y es una realidad, porque en el verdadero sentido si que lo soy. Pero al menos he consegudio que las personas que conozco lo acepten, y no lo critiquen con odio, por mi forma de ser.

Ojalá llegase el día en que la gente pueda ir por la calle vestido como quiera, pueda comportarse (que no hacer) lo que quiera, y que no por esa razón lo encasillen.

Es más la sorpresa que me ha causado, que el desprecio que le ha seguido.