12 abril 2009

Pensando en la muerte

Ayer por la tarde me dieron una mala noticia: mi pobre bisabuela está de nuevo en el hospital, y parece que saldrá de esta, pero la próxima, será la última. Estuve toda la noche pensando en lo fácil que es empezar, y aún más fácil terminar. Es un hecho que todos debemos aceptar que algún día, queramos o no, creamos en algo o en nada, moriremos, es la inevitabilidad, un ciclo que se repite incluso en el universo, con su nacimiento en el Big Bang y su muerte en el Big Crunch. Se que son ideas y temores que para mi edad son bastante tontas, porque aún me queda bastante mecha, bastante camino por recorrer, pero el problema del del camino de la vida, es que está lleno de puentes tambaleándose con la intención de hacerte caer hasta el final, o de baches que no pueden acabar contigo, pero si destrozarte o marcarte de por vida. Aunque debería pensar en otras cosas, como que mañana tengo un examen y no he estudiado nada, tengo que decir esto, y es que es una sensación incomodísima. Incómoda porque es un problema irresoluble, incómoda porque no sabes que hay después, incómoda porque si crees en algo siempre dudas de tu devoción o tus actos terrenales, incómoda porque si no crees en algo más allá no quieres aceptar el que tu existencia sea completamente efímera y desaparezca por siempre. ¿A quién le importa ser recordado? Muchos son recordados por sus hazañas, por su fuerza, su valentía, ¿pero de que nos sirve todo eso si después no hay nada? ¿Acaso un recuerdo puede volver a la vida, como aquel diario de Lord Voldemor en la Cámara Secreta? Es inaceptable, no cabe en cabeza humana que el ser sea simplemete casualidad, y que volveremos a ella y nos uniremos siendo, que digo, sin ser nada.

Me entristecería que eso fuese verdad, que todo esto que os digo, finalmente no os sirve de nada, porque morireis y lo perdereis. Pero, como ya he dicho, no cabe en cabeza humana el aceptar eso. Desde que eramos, simplemente unos primates, ya pensábamos que no podía ser así. Por ello, soy feliz. Se que cuando mi bisabuela tenga que irse, lo hará, con toda su familia alrededor, satisfecha por lo que ha hecho y conseguido, y que seguro que, sea donde sea que vaya, tendrá un hueco, y Dios, el Nirvana, o lo que sea que haya, la acogerá, ¿y sabéis que? Estoy seguro de que será para bien.

2 han dicho algo:

herio dijo...

k verda, k certeza. todos moriremos, es verda, pero siempre hemos sabido que tenia que haber algo mas alla.

bena ntrada

Devotional dijo...

Tu bisabuela, como toda la gente de este planeta, nació de una madre, vivió sus mejores y peores dias, vio nacer a su/s hijos, a los hijos de estos y a los hijos de los siguientes. Morirá inevitablemente, perderá el hilo que le mantiene en este mundo, y entonces comenzará dos vidas diferentes: Su nueva vida en "los cielos" y su nueva vida en los recuerdos de los que la conocieron.

Cuando pase mucho tiempo y todos los que recuerden a esa persona hayan fallecido como todos, entonces algun familiar nacerá con la vena investigadora, hará su arbol genealogico, y volverá a rescatar su nombre, y entonces ese familiar, sin saberlo, se sentirá orgulloso de sus antepasados, sintiendose seguro de una familia que empezó desde antes de sus bisabuelos hasta sus dias y permaneciendo en su memoria el recuerdo de que un dia, su bisabuela se llamaba tal, y que posiblemente, le este observando como a todos sus antepasados.

Mi recomendación para ti Animally:
Gana toda la experiencia que puedas en esta vida, porque te servirá para la proxima.

Y si una vez muertos, no hay nada, habrás hecho y sacado el maximo provecho de tu única vida, con lo que no habrás desperdiciado nada de ninguna forma.